Victoria Ocampo y Julian Huxley, primer Director General de UNESCO, en Villa Ocampo (1947)

Victoria Ocampo y la UNESCO

La donación de Villa Ocampo a la UNESCO, en 1973, fue motivada por las muchas coincidencias entre los valores de Victoria Ocampo y los de la Organización: la Cultura como factor de desarrollo y de inclusión social, la promoción de la diversidad cultural y de los derechos de la mujer, la tolerancia y la apertura a ideas y creencias ajenas. Se trató de una donación con cargo: promover esos valores compartidos para que la casa “sirva en un espíritu vivo y creador para la promoción, el estudio, la experimentación y el desarrollo de actividades que abarquen la cultura, la literatura, el arte, la comunicación social y la paz entre los pueblos”.

Como señaló Victoria Ocampo en el acta de donación, Villa Ocampo debe ser utilizada para contribuir con “los objetivos de la UNESCO, de acuerdo a la Constitución de la misma y a las actividades de los programas aprobados por la Conferencia General.”

“La interacción de las culturas es fecunda siempre que se respeten las características de cada grupo cultural. Y creo que éste es uno de los credos de la UNESCO, como es el mío.” Victoria Ocampo, 1976

Comunión de intereses

IGUALDAD DE GÉNERO

Victoria Ocampo fue pionera en la lucha por la igualdad de género. En la década de 1930 fundó la Unión de Mujeres Argentinas y luchó contra el sometimiento cultural y social de la mujer. Desde las páginas de Sur difundió textos decisivos para el reconocimiento de la mujer creadora, otorgando un lugar central a la obra de narradoras, poetas e investigadoras de todo el mundo. Su lucha personal abrió un camino nuevo no sólo en su país de origen, fue la primera escritora en ingresar en la Academia Argentina de Letras en 1977, tres años antes de que Marguerite Yourcenar obtuviese el mismo logro en la Académie Française.

PATRIMONIO

Las acciones de Victoria Ocampo no se limitaban a la vanguardia arquitectónica, sino que incluían la conservación del patrimonio edilicio como parte esencial de la identidad cultural de su país. Fue una temprana defensora del paisaje como “arquitectura viviente”, única e irrepetible, en la que se forja la sensibilidad y la percepción de quienes lo habitan. En los primeros números de Sur, a principios de la década de 1930, incluía fotografías de paisajes de diversas regiones de la Argentina, algunos de los cuales, como los glaciares patagónicos, fueron declarados Patrimonio de la Humanidad por UNESCO décadas más tarde.

CREATIVIDAD

Uno de los rasgos esenciales de Victoria Ocampo fue su capacidad para estimular la creatividad en escritores y artistas y construir puentes entre lenguas y culturas diversas. Ese doble propósito fue una de las razones que la impulsaron a fundar Sur en 1931, una revista que se transformó en una suerte de espacio consagratorio para escritores jóvenes. Pero el apoyo de Victoria Ocampo a los nuevos creadores no se limitaba a la literatura; también contribuyó intensamente a difundir el cine, la arquitectura y la música moderna.

DIVERSIDAD

Uno de los ideales más importantes que Victoria Ocampo sostuvo durante toda su vida fue el de promover el diálogo entre culturas como un factor clave para el desarrollo de las sociedades. “La interacción de las culturas es fecunda siempre que se respeten las características de cada grupo cultural –escribió Victoria en 1976-. Y creo que éste es uno de los credos de la UNESCO, como es el mío”.

 

Victoria Ocampo (1890-1979)

Fue una destacada figura en la vida intelectual y cultural de la Argentina y América latina. Dedicó su vida y obra a promover la diversidad cultural a través de la literatura. En 1931 fundó SUR, la revista cultural latinoamericana más importante del siglo XX, hoy convertida en antología literaria y artística. Victoria Ocampo transformó su casa de San Isidro en el punto de encuentro para los escritores y pensadores más relevantes del siglo XX.